La utilización de redes informáticas constituye un factor de gran importancia por el alto impacto que genera su vulneración y los costos asociados. En este sentido, la gestión eficiente de la red queda determinada, en gran medida, por la buena administración de una red informática.